martes, 23 de octubre de 2007

Hoy estoy de un humor muy raro

"HOY ESTOY DE UN HUMOR MUY RARO. TENGO UNAS GANAS LOCAS DE VIVIR."
(Un hombre que se ahoga, Daniel Veronese. Teatro María Guerrero, Madrid)

La frase la escuché hace semanas, en el teatro, con moronda sentada en la butaca de al lado. Es de Un hombre que se ahoga, la obra de teatro que representan en estos momentos en el María Guerrero y que, si estás en Madrid, no deberías perderte. Hacía mucho tiempo que no veía tanto actor bueno junto. Son todos argentinos, dirigidos por Daniel Veronese, y la obra es una adaptación libre de Tres hermanas de Chejov. Tan libre, tan libre, que son tres hermanos. Una historia de familia, de ilusiones frustradas y, más aún, de qué hacer cuando aún queda algo de esperanza.

Lo cierto es que no tengo unas ganas locas de vivir, pero sí que últimamente mi humor no es todo lo estable que solía ser. De eso he presumido siempre, mis amigos más viejos lo saben, de mantener una línea sin muchos altibajos en el perfil de mi ánimo. Pero no ahora. El ritmo acelerado del trabajo, la tristeza que afecta en estos momentos a algunos de mis amigos y la mía propia que el verano (por más que quisiera negarlo) me ha dejado son las culpables.

Quizá sea necesario que llegue por fin el frío y tengamos que sacar la ropa de invierno. Quizá sea el momento de empezar a mirar hacia otro lado, el que tenga más luz. Ese día, tal vez a media mañana, empiece a sentir algo extraño alrededor. Algún comentario cruzado, una risa a destiempo, dos minutos extasiado mirando una esquina… Entonces será cuando lo diga. Hoy estoy de un humor extraño. Tengo unas ganas locas de vivir.

16 comentarios:

Lara dijo...

Repítelo una y otra vez cuando te levantes mañana por la mañana. No surtirá efecto pero, y eso es lo mejor, en cuanto quieras darte cuenta habrán pasado los días justos para que el mundo te resulte altamente comestible (de nuevo) y tú una flor estupendísima, diurna y nocturna.

Chiton dijo...

La verdad es que yo también vivo unos días raros. Son días de duda, mediodías de soledad y noches de desazón. Yo estoy contigo Lara, en esos momentos hay que apretar los dientes y pensar que el futuro nos depara algo mejor. A mí a veces eso me funciona........otras no tanto. Días tontos de otoño, días en los que mientras el viento sopla sin dirección clara, no se sabe si se abrirá paso un tímido sol entre las nubes grises o si ya huele a tierra mojada de agua que está por caer......................

moronda dijo...

La vida es rara,es extraña, y está bien que así sea, que se nos vayan las ganas,que vuelvan después,no sé.Luego uno cambia con estos tragos secos,como tragar arena.Se aprenden cosas,nos hacemos más flexibles y espero que mejores personas, no por el dolor,si no por saber entenderlo luego.Estamos muy perdidos y cuando volvemos a encontrarnos traemos algo que no teníamos antes.La pena es rara, no es mala.Yo no sé cómo animarte ahora pero de momento te digo:mírate con los ojos con los que te vemos tus amigos.
Y luego hablamos.

Julio César dijo...

y llegará el día que, ya casi terminando, estará tan sugestionado tu nervio que cualquier señal valdrá; será el momento de comer clavículas, o bien del desmembramiento de ese puño.
me gusta tu blog, querido comensal.
has visto que post tan barroco ein?

La Semana Fantástica dijo...

Lo sé, lara, todo acabará siendo comestible. Yo tengo buen saque...

Tiene que llover, chitón, tiene que llover. Y tú empapaíto perdío, ya verás.

Voy a mirarme así, moronda. Uy, ¡qué bien me veo! jajaja

A ver si va a resultar que tienes alma barroco-andaluza, vicalvarano... Me gusta tu blog.

Planetote dijo...

Bueno nen, no se k decirte por k como tu dices siempre has visto las cosas de la mejor manera posible, solo sé k eso volvera a ser seguro, pero desde una prespectiva mas savia, veras.De momento haza caso a tu amiga Moronda.Estamos dejando de ver las cosas como eran antes cuentos de hadas, luego como ensayos, y ahora kiza toca verlas desde de la realidad.

Un bso guapo y disfruta de Paty y los regalos de librertos k te da la vidala vida.Un bso guapo.

Planetote dijo...

jajaja,vaya savio, digo sabio k soy.ja,ja,ja.No hay kien me entienda.jajaja.Un abrazo kampeon.

noirto dijo...

Te entiendo más que bien. Me encuentro en una situación similar y, bueno, ¿"mal de muchos consuelo de tontos"? Está claro que no, la empatía es algo, más allá del concepto psicológico. Pero piensa en todo lo bueno que está a tu alrededor, que no es poco y disfrútalo al máximo. Como esa obra de Veronese, que también me encantó.
Guille Mikyway, gran profeta del pop se fija en esas pequeñas cosas (seguramente a lo oriental, con lo pro-shibuya que él es) y en una de sus nuevas canciones El momento más feliz, dice: "sé que es casi nada, pero me sirve, sólo una palabra para olvidarme del pánico..." Aquí te dejo algunas más, y mucho ánimo.

La Semana Fantástica dijo...

¿Que no hay quién te entienda? Será que te quiero mucho, pero para mí te has explicado como un libro abierto.
Tras los cuentos y los ensayos... la realidad. ¡Así sea!

La Semana Fantástica dijo...

Guille Milkyway me pone un poco malo, pero la frase es muy bonita. Voy a buscar la canción... Gracias, noirto.

noirto dijo...

Es una pena, porque es un genio. Por eso no deja indiferente a la gente. "sé que es casi nada, pero me sirve de tanto, sólo una palabra para olvidarme del pánico... minúsculas gotas de paz, trocitos de tranquilidad son el colchón de un corazón a medio curar". Es pura filosofía contempopránea.

La Semana Fantástica dijo...

No sé, no sé, noirto...

Música dijo...

ay que miedo siempre tuvimos a lo cambiante, resistencia al cambio hasta en los estados de ánimo..., las montañitas rusas consiguen que estemos en movimiento y más vivos y aprendiendo, eternos aprendices..

La Semana Fantástica dijo...

Ya, pero en estos momentos el aprendizaje me quita el sueño, y PASO DE ESO, te lo aseguro... Ya estoy montando mi contraataque, jejeje

Roci dijo...

La vida es así, subes y bajas, y eso es lo bueno, que cuando estás abajo, sabes que volverás a subir... El otro día me llegó una postal, de alguien al que quiero muchísimo: "Y, por fin, llegamos a tierra. Allá arriba, en el acantilado, estaba la mujer. Su presencia me llegaba a través de todos mis sentidos", después de leerla varias veces, subí. Ahora sí que tengo unas ganas de enormes de vivir. Te quiero, semana fantástica

La Semana Fantástica dijo...

¡Ésa es mi roci! Con amigas como tú, ¿quién quiere un novio? Esa frase me ha recordado a uno de mis libros favoritos, La Reina de las Nieves. Yo también te quiero, escaladora.