lunes, 30 de junio de 2008

Se lo tengo que contar a Sacha

SE LO TENGO QUE CONTAR A SACHA

Es curioso que el mismo día que Sacha llegó a España se jugase la semifinal de la Eurocopa. Es curioso porque España jugaba contra Rusia. Algún día se lo contaré. Se lo contaré y le enseñaré esta foto, en la que su madre, su padre y yo volvíamos de dar su primer paseo por Madrid, que fue por el Retiro.

Un jueves por la mañana, una caminata bajo la sombra de los árboles de un parque, uno puede llegar a sentirse el hombre más rico del mundo. Y le enseñaré que eso que se ve de fondo en la imagen es mi paisaje diario, lo que veo cada día al poner el pie en la calle. Sabrá que cuatro días después cientos de personas se bañaron en esa fuente, en una noche en la que ciudad no era de nadie, porque se la apropió todo el mundo. Puede que le cuente que ese quiosco es en el que todos los fines de semana bajo a comprar mis periódicos. Y que la noche anterior, mientras esperaba a que saliese por la puerta del aeropuerto, por un momento, deseé que no apareciese todavía. Una mezcla de temor ante lo que no entendemos y ganas de prolongar aún más ese momento tan dulce.

Ahora Sacha ya conoce la que será su casa toda la vida. Mi hermana dice que es muy feliz, pero que el más feliz de todos es él. Que pareciera que se le ha olvidado de un plumazo todo lo vivido hasta ahora. Puede que sí. A veces somos capaces de forzar nuestra memoria. Supongo que olvidar un año y nueve meses pasados sin pisar la calle es un ejercicio de redención inteligente.

Hoy Madrid ha vuelto a colapsarse. Un autobús lleno de futbolistas llegados de Austria me hizo recordar ciertas imágenes vistas en libros de Historia, con militares que regresaban de guerras vencidas. A mí no me gusta el fútbol, pero sí las sensaciones compartidas por miles de personas a la vez. Será por eso que me emocioné cuando vi esta imagen ayer noche. Y me acordé al momento de Sacha. Se lo tengo que contar algún día.


14 comentarios:

Pi dijo...

Pero no se te olvide contárselo, de verdad, que los años, aunque no lo parezca, tardan demasiado en pasar, y lo que uno se propone guardar para cuando estos tapones crezcan y te recuerden con cariño se va diluyendo, a veces, en camiones de mudanza, cajas de juguetes, o se los lleva el perro en la boca. Hay que recordar para mantenerse vivo, y contar los recuerdos para que se queden en la memoria de otro, y hagan historia. Sacha. Rusia se apuntó un punto el día que llegó. Y bien guapetón y sonriente el futurito, sí.

La Semana Fantástica dijo...

Vale, lo tendré en cuenta. Seguramente sea este blog el que me guarde bien conservado este recuerdo.
¿Y no dices nada de Iker? Qué fuerte eres, Pi jajaja

contraportada dijo...

"A mí no me gusta el fútbol, pero sí las sensaciones compartidas por miles de personas a la vez". Es justo lo que yo siento estos días, me encanta q haya tanta felicidad compartida, porque la gente realmente es feliz con esto, y eso, no tiene precio (aunque yo no lo comparta).
Viva la felicidad!
(Sacha está para comérselo; qué novedad, no?) :)
Besos

Pi dijo...

Soy fuerte, he sido fuerte, pero es verdad, qué cosa el tema chándal y/o pantalón de deporte.

Anónimo dijo...

Anda Fantástico, pasa esas fotos de la fiesta, para mi colección personal de eventos.
Que sepas que hicieron fiestón en el plató hasta las 4 de la madrugada, teníamos que haber ido, una penita. Bueno, hoy estoy sana, eso siempre se agradece...
La pirikina.

La Semana Fantástica dijo...

Claro que sí, contraportada! De algo servirá que tanta gente se ponga de buen humor, digo yo.

No vayas por ese lado, Pi, que ya sabes cómo me pongo.

Pirikina en el blog! Qué alegría! Yo tuve suficiente con ver pasar a los muchachotes en el autobús... Soy así de sencillo.

Música dijo...

Mi segundo día de trabajo, días sin entrar en tu blog y mientras leía esto no podía contener las lágrimas Emilio..., estoy muy muy emocionada por lo que cuentas y lo bien que lo cuentas, me ha llegado al alma, mi alma, esa que llevaba unos días sin respirar...gracias por hacerlo, gracias por ser, por estar, por compartir y por apreciar tanto lo maravilloso de estar vivo y transmitirlo, eres mi hojita de yerbabuena. Te quiero

Música dijo...

Se me olvidaba, el fútbol no me gusta, pero es significativo que ganara España, mi madre dice que este es un buen año por muchas cosas, ya sabes de lo que te hablo, y que curioso que se marcara el gol en el minuto 33, todo es muy "nisificativo" como dice mi primito de 4 años.
Mi consejo para el padrino de Sacha: la forma de hacer buenas personas es haciendo felices a los niños.

La Semana Fantástica dijo...

Ay, mi música, ¡estrenando mesa de despacho y escenario diario! al final, lo que tiene que llegar, llega, claro que sí.
¡Viva tu madre! ¡Y tu primito el nisificativo!

Anónimo dijo...

Que guapo Sacha, que guapo Emi y que guapo Iker!
besis
Emmi

laura dijo...

llevo días sin venir .
se me acumulan las lecturas.
a mí tampoco me gusta el fútbol

Me ha encantado y emocionado este post.
gracias compañero y disfrutad de ese pequeño
un beso para cada cual según su tamaño.

Música dijo...

me siento como una actríz de gira constante, cambiando de escenario cada dos por tres seis, de casa, de despacho, de jefes, de amantes, vamos, que soy una Change de las gordas querido Tito Cerveza, oye, una cosa, era Tito como se llamaba el amigo ese que adquiriste en México para tu casa que me da a mi tanto susto?

La Semana Fantástica dijo...

Mucha belleza hay por aquí últimamente, sí, Emmi.

Muchas gracias, Laura. Se reciben con gusto tus besos.

Aprovecha lo bueno de los cambios, música. Sí, mi muñeco mexicano de vetrílocuo, ése que a todo el mundo asusta y a mí me inspira sólo ternura, se llama Tito.

fer dijo...

debido a mi inconstancia
te advierto
que
ataco
con otro post

besos menos borrachos