domingo, 8 de junio de 2008

Hablar del tiempo (y del tiempo)

A veces me parece que escribo este blog para que no se me olviden las cosas que voy viviendo. Soy incapaz de ordenar los recuerdos por fechas (¿fue en la carrera cuando conocí Estambul con mi amigo Manolo o estaba ya en Madrid?, ¿en qué año viví en Lavapiés?), sean éstas días o años. Hace menos de una semana que escribí la última entrada y no sé si contar la tarde en la feria del libro con Pi, el concierto de Kylie, o el de Putilatex, los ratos de vacío en casa mirando el cromado de la lámpara del techo, mis planes de verano gallego, la crisis de los cojones o la dorada que cociné el jueves y que estaba de rechupete. Me abruma tanto tema. Tanto, que prefiero hablar del tiempo. Del otro tiempo, el del cielo.

¿Sabéis? Llevo semanas, casi meses deseando que llegue el calor. Ayer sábado fue casi verano, y la noche post-feria del libro la disfruté con Pi en las terrazas de Santa Ana y Vázquez de Mella, sintiendo que ya llega, ya llega… Pero lo cierto es que sé que, en septiembre, cuando haya un amago de viento frío y lluvia, desearé con todas mis fuerzas que llegue el invierno. ¿Verano vs invierno? Gana el primero por las horas de luz que regala, para mí. Pero eso no quita que deseemos al otro cuando estamos en cualquiera de los dos…

Los que nos quejamos siempre del tiempo no lo hacemos por vicio. Tiene algo que ver con el optimismo. En el fondo, es nuestra confianza en que las cosas pueden cambiar. Y a mejor.

19 comentarios:

38 grados dijo...

Se puede elegir tema para el siguiente post?
por dios, NECESITO saber qué es eso de Putilatex! Aunque eso del cromado de tu lámpara también promete una dilatada retórica...

Patrice dijo...

ja ja ja, sobredosis de optimismo, que no está nada mal. Yo también quiero calor, faldas, mangas cortas y sandalias. Ir a la playa y mar. Pero tengo claro que cuando llevemos unos 20 o 30 días de calor de verdad, abriré el armario y miraré con arrobo los abrigos que tanto desearé ponerme de nuevo...

La Semana Fantástica dijo...

Nunca me habían propuesto con tanto ahínco un tema de blog, 38, así que... prometido. Cuento lo de Putilatex en el próximo post... Lo de la lámpara, inevitablemente, volverá a salir... La miro mucho últimamente.

Pues entonces, patrice, si mi teoría es cierta, eres de las mías. De las que esperan lo bueno.

Sunion30 dijo...

Mr.Week, la dicotomía entre verano e invierno nunca suele decantarse por un vencedor claro. Yo, que soy de inviernos y grises, me reconozco traicionero a la que salen los primeros rayos de sol, cual caracol andante por la playa.
Si es verano, no está mal desear el invierno y viceversa, porque de esas contradicciones uno sale enriquecido de propósitos.

p.s. sé que andabas en unos de esos paseos de sol de verano este fin de semana, lo noté :)

Música dijo...

Paciencia, Confianza y Esperanza: es el mantra de mi vida Semana Fantástica.
Por cierto me parto y me troncho cuando sale el anuncio de la Semana Fantástica del corte inglés, ahora tras vivir tanto tiempo en tu blog me da a que te han copiao ellos nene.
Siento deciros que en en lugar en el que vivo ya es verano, verano raro, primavera mucho tiempo al año, momentos de rebequita, momentos de playita, momentos de chanclas, momentos botas y tirantes...
Ay, me he comprado hace un rato una camiseta que pone: "Every dark (un dibujo de una nube plateada) has a silver lining, sEMANA, tu sabes que mi inglés no ha venido pero me ha recordado al tema de FAmily pintalo todo de plata......jeje
Mi punto para lo del cromado de tu lámpara, blog ya!

La Semana Fantástica dijo...

Lo notaste bien, Mr. Greek, aunque el paseo fue bajo un cielo nublado, el de ayer en Madrid. Pero eso no impidió que el paseo durase hasta más allá de las 12 de la noche.

Música, "píntalo todo de plata, si me vas a dejar...". Cantaba Family. Tu camiseta también puede ir por ahí, sí... Cada nubarrón guarda un poco esperanza. Miratúpordónde, hoy el cielo de Madrid está nublado y llueve. ¿Cromado? Habrá cromado algún día, vale ;-)

Música dijo...

yo te como y te cromo lo que tu quieras Fantástico de mis días

fer dijo...

se supone que hoy es cuarenta de mayo osea que nos podemos quitar el...

La Semana Fantástica dijo...

Ya, eso parece. Lluvia esta mañana, solazo ahora...

Jeanne dijo...

Hablar del tiempo y de los efectos que produce sobre mi estado de ánimo, es uno de mis temas recurrentes.

Me afecta tanto tanto y tanto que podría asegurar que casi a diario hablo del tema.

Cuando esta nublado quiero sol,
cuando el calor aprieta sueño con un día gris y lluvioso,
........


:-)

Jon Doe dijo...

Debo reconocerme un ferviente seguidor del verano en cualquiera de sus acepciones, ya sea tormenta o sol torrencial, pero sobre todo su versión nocturna para vivir la calle...

Pablo Gamo dijo...

A mí me pasa algo similar, con el uso del bloj como almacenador de recuerdos peregrinos. Muchas veces escribo post que sé que son una basura (la mayoria) porque quiero recordar algún día la tonteria que he perpetrado.

Un salute

La Semana Fantástica dijo...

Incómodos meteorológicos... Me reconozco en eso, jeanne.

Bingo, jon doe. Eso es lo mejor del verano. Esas noches en las que la cama se queda lejos, muy lejos.

Feliz basura ésa, pablo!

fer dijo...

boletin de NEW POST. con mucho azucar para la operfación trikini.

Pi dijo...

La culpa de la histeria colectiva que estamos viviendo por la puta "desaceleración" (perdón por los eufeismos, Fantástico), la tienen las nubes grises y eso que la cuenta del gas vaya a llegar más gorda todavía porque en pleno junio toca poner la calefacción. No es la crisis que nos genera la enconomía, es la del clima.
Y yotambién quiero un post de l@s Putilatex, plis, que me saque de este soporrrrr

La Semana Fantástica dijo...

Ahora voy, fer.

Pi, lo de eufemismo va por "puta" o por "desaceleración"? Tranquila...

Pi dijo...

Por desaceleración, por supuesto, que ya sabemos que pagar el servicio lo estamos pagando.
Sí, me tranquilizaré.

Toshiaki dijo...

Escribir para no olvidar es una buena terapia :)

Saludos.

La Semana Fantástica dijo...

Eso, Pi, pon el freno, que tú sabes hacerlo...

Ahí estamos, toshiaki.