miércoles, 28 de mayo de 2008

Noche y marmita

Suena RNE a las 8.30. Bendito invento ése de apretar el botón más grande del despertador y que se calle durante 8 minutos. Pongo el pie en el suelo a las 9. Desayuno entre la Primera y Antena 3. Me gusta ver a toda esa gente hablando y opinando, tan despierta.

Trabajo hasta la 1. Interrumpo de vez en cuando la labor con canciones bonitas de las que me acuerdo y envío a mis amigos. Ellos hacen lo mismo.

Me voy al mercado. Hace mucho tiempo que quiero hacer una marmita (marmitako). Hoy es el día, si hay bonito y cebollas rojas. Las hay. Y patatas de verdad, de las que te manchan de tierra las manos. Me encanta el mercado de Antón Martín (no os pongáis nostálgicas Pi y Laura…). Carmen, mi vecina, ha encontrado un sitio para hacer rehabilitación en el agua, pero le pilla muy lejos. Le ayudo a subir las bolsas.

Como. Veo Supermodelo. Hoy desfilaron con serpientes (espero que no lo hayas visto, Pi). Me gusta Arturo. Siesta de 15 minutos.

Vuelvo a trabajar, hasta las 7. Bueno, un poco antes. Voy a comprar las entradas del concierto de Kylie Minogue (sí, qué pasa) de la semana que viene y me paso por El Rincón, donde están Rosa y Emmi. Meriendo un muffin con frutos del bosque y un café. Me encuentro a Murielle, una chica con la que trabajé hace años, bastantes años, los mismos que no la veía.

Entro en una tienda donde venden unas bermudas que... Eran más bonitas desde el escaparate. También gorras de cuadros. Me pongo un poco tontín mirándolas. Me voy de la tienda.

Quedo con Jose y Lula (su mastina, una perra preciosa) en el parque de Tribunal. En un lado, una pandilla de hombres negros que pasan la tarde charlando y meando en los setos. En el otro, dueños de perros comentan la jornada mientras sus animales juegan y se desahogan. Aperece Ximo, el hermano de mi amigo Antonio. Me gusta cuando Madrid se disfraza de pueblo.

Vuelvo a casa paseando y escuchando a Concha Buika en el iPod.

Hago la marmita.

Escribo este blog mientras la casa huele a bonito y pimentón. Leo blogs de amigos.

¿Es esto mi vida? Puede. No está tan mal.

Espero soñar algo bonito esta noche.

Buenas noches.

15 comentarios:

Sunion30 dijo...

Si esta es tu vida, yo ficho por ella ya...no son sólo los olores, son las pausas, los caminos adyacentes que salen al paso, las patatas, el olor a tierra. Y entre todo eso los vapores de la marmita mezclado con los sueños.
Ya me dirás la receta.

Un abrazo, J.

38 grados dijo...

Espero que sueñes con Kylie comiendo tu marmitako, mientras Arturo de Supermodelo os hace de camarero y suena la Buika de fondo.
O Arturo y tú cenando, Kylie sirviendo, y la Buika a todo trapo.
todo vale para ser feliz.
Un abrazo.

Roci dijo...

Estoy contigo, sunion, yo también ficho por ella.
Emi, el otro día leí una entrevista de Buika que decía: "¿Libertad? ¿Para qué? ¿Para atarme? La libertad ata, te obliga a perseguirla, a ser libre, a permanecer en libertad. No quiero eso. Quiero jugar. Quiero entrar y salir."
Pues eso, que estoy con Buika 100%
Por cierto, ¿has soñado cosas bonitas?

La Semana Fantástica dijo...

Te iré contando más cosas de la receta poco a poco, J. Pero ya sabes la mayoría.

Ay, 38, qué va, no he soñado con ninguno de los tres, sino con mi ex jefa... Tengo la negra. Si llego a intentar esto que me cuentas seguro que sueño con las serpientes del desfile de Supermodelo y el concierto suspendido...

Vaya frase, Roci, vaya frase. Yo también quiero jugar. Por eso no ficho por mi vida. Quiero más.

Pi dijo...

A mí me gustaba más el chino del a calle de al lado del mercado que el mercado mismo. Siempre me ha dado vergüenza eso de pedir la vez y pedir cosas que no tengo ni idea de pedir. El chino... ay el chino... qué ansiedad... y esa calle del Olmo custa abajo... mi balcón... Tengo ansiedad de casas vieja, de MI CASA, de una para mí, para toda la vida... en fin.
En´señame el marmitako, rey, que ya sabes que esa cocina de puchero me gusta, invitas a ximo, de paso a césar y nos reímos de viejos tiempos de estudiantes...
JUEVES!!!!

beatus_ille dijo...

Yo también trabajo en casa ahora y mis cafés en la planta de arriba son ahora visitas a grupos que me gustan en myspace; y los cotilleos de oficina son leer los blogs de los demás, de mis favoritos, y de poco en poco voy haciendo la casa, pero no salgo a comprar porque debo coger el coche y no me apetece. Me gusta el telediario de las 8 de la mañana, 24 h o cnn; y la tertulia política de la una y 29 de la campoy en cuatro, ya nada más hasta gabilondo a las 9 menos unos minutos, y el intermedio, y ya.
y es esta una soledad fantástica.


jaja y esta es una forma de contar mi día a día a un desconocido.

Jeanne dijo...

..........
........había escrito un montón y se me ha borrado.....

No soy capaz de repetirlo
sorry...

El olor de tu guiso
tu marmita
ummmmmm hasta aquí ha llegado.


:-)

La Semana Fantástica dijo...

Yo te enseño a hacer marmita, Pi, cuando quieras. Bueno, cuando le coja de verdad el tranquillo...

Es muy agradable compartir nuestras soledades laborales, beatus_ille. ¿Has digerido ya la pistola?

Admirable que hayas sido capaz de escribir eso, jeanne. A mí cuando me pasa algo así... golpeo la mesa y apago el ordenador. Me pone de muy mala leche.

Emmi dijo...

ay, que gusto de vida tienes Emi.... el año que viene quiero hacer lo mismo que tú. Todo menos comer bonito!
xx

Música dijo...

Dulces sueños y dulces realidades Fantástico!
Como me reconozco en esos sencillos placeres...los placeres sencillos...el refugio de las personas complicadas...

Pablo Gamo dijo...

Llego a tu bloj atraves del de gatxas. Me mola lo que leo y el título me parece brutal!. Volveré.

Yo también voy a ver a Kylie. No te justifiques, ir a megaconciertos es lo más (lamentablemente escasean).

La Semana Fantástica dijo...

Quedaremos para comprar los tomates juntos, Emmi, el año que viene.

Tú y yo no somos sencillos, no, música... jejeje

Hola pablo gamo. Bienvenido! Me gusta tu blog. Y Kylie, claro.

laura dijo...

El primer martitako no se me puede olvidar. CAntabria. ummm. MI marido lo hace de vez en cuando pero aún no l ehemos ocgido el punto.
Nostlagia d eMAdrid mi pueblo. Sí Lo bueno d evivir en Tirso, caminar por el barrio que siempre es más gtand eque el barrio bendito distriro centro.
un beso

laura dijo...

Perdón por la mala letra, e sque me va más ráìda la cabeza que los deditos.

La Semana Fantástica dijo...

A muchos nos pasa, laura, que se nos va la cabeza. Por eso se me quemó la marmita... que por cierto, la hago con receta de mi madre cántabra...