martes, 19 de febrero de 2008

Fidel Castro renuncia a la presidencia y al puesto de comandante en jefe de Cuba

"FIDEL CASTRO RENUNCIA A LA PRESIDENCIA Y AL PUESTO DE COMANDANTE EN JEFE DE CUBA."
(El País, 19/02/08)


No sabía si encabezar el post con el titular cubano o con esa canción que a Planetote y a mí (y no sé si Música la conoce) tanto nos gusta: Todo en un día / todo a la vez / así no puede ser… A final me decanto por el otro, que es más mediático. A veces mi alma de periodista brota inesperada. ¿Será ella la que me lleva siempre a donde está la noticia? Me encontraba en Suecia este verano cuando se murió Ingmar Bergman. Dos meses después del 11-S en pleno Manhattan. Y ahora esto… Porque sí, queridos míos, sé que esto producirá densas envidias hacia mí, pero el viernes que viene dormiré en La Habana. Y hasta el jueves siguiente.

Ni me ha tocado la lotería ni soy la nueva Marujita Díaz. Este año la feria del libro de La Habana se la dedican a Antón Arrufat, y como edité un libro suyo para la colección BlowUp Novelas Cortas, va el hombre y me suelta en un email hablando de la citada feria: “si te place te hago invitar”. Como comprenderéis, me place. Aunque uno es tan subnormal que tardó dos días en responder, después de haber aparcado el asunto poseído por un pensamiento: “no, tengo demasiado trabajo, no puedo irme ahora, qué pena”. Pero hasta lo más subnormales recapacitamos…

Total, que para Cuba me voy. Pero como cantan Chico y Chica, “todo en un día, todo a la vez”. Esta mañana, mientras me duchaba, dedicaban en Radio 5 un especial a Fidel Castro. “Se ha muerto”, pensé primero. Qué alma revolucionaria más chunga tengo, oye. Que no. Que ha renunciado a seguir siendo presidente. Ya podía haberlo hecho hace unos años, pero bueno. Algunos dicen que su hermano, quien realmente gobierna desde hace meses, es más temible que Fidel. Otros hablan de un nuevo periodo democratizador que se abre…

Sea como sea, ahí voy yo, en un día en el que la cabeza me explota y el cuerpo me funciona al 50% por culpa de una gripe muy inoportuna. Y un día después de ver de nuevo Fresa y chocolate. Volví a disfrutarla como lo que es, un impresionante diálogo entre dos hombres buenos que hacen la revolución cada uno a su manera. El mundo de las casualidades surge una vez más al ver que en los agradecimientos, que no son muchos, aparece destacado un nombre: Antón Arrufat. Todo en un día…

Por si no escribo antes de marcharme (lo que no me extraña, porque tengo que hacer mil cosas todavía antes de irme), ¡brindaré por los amigos de La Semana Fantástica con un mojito!

6 comentarios:

Pi dijo...

Tíoooo, qué sinvergüenza!!! disfruta mucho de esos momentos históricos, de ese Hay sin mí, ay! de todo y todos. Y, cómo diría yo misma cuando era chiquita: tráeme cositas!
Buen viaje, y actualiza a la vuelta!

Emma dijo...

jo, que envidia. Buen viaje!! ay, que ganas de verano, cerveza en la sauna, chupitos de regaliz, cena con mantas y bicis sin sillas.
mil besos guapo periodista.

Flower power dijo...

No hay nada mejor que tener un amigo como Arrufat. Muerta de la envidia me tienes. Yo que pensaba que una postal personalizada y firmada por Arrabal era algo... Besitos guapo, disfruta!

Música dijo...

Atesora muchas experiencias y luego nos lo cuentas todo todito todo.
Yo a usted lo amo. Feliz viaje rey

fer dijo...

BUEN VIAJE BOMBON.
MOJITOS Y ROPA VIEJA( ya sé que tu iras como un pincel...)
disfruta de la fruta

La Semana Fantástica dijo...

Voy a colgaros un reportaje fotográfico para que veáis qué bien me lo he pasado...