lunes, 2 de agosto de 2010

Nochevieja en agosto

Siguiendo en parte este descontrol de estaciones que me impusieron mis seis meses en el hemisferio sur, siento que hoy, la tarde del 1 de agosto, se parece a la Nochevieja, por lo que tiene de fin de año y puerta al nuevo. Que sí, que la noche del 31 de diciembre soy de los que se ponen nerviosos y recapitulan lo bueno y lo malo de los últimos 365 días, pero para mí los años se siguen contando como cursos escolares. Todo lo que planeamos en septiembre suena a coleccionable semanal de réplicas exactas y oficiales de cucharillas de la vajilla imperial de Sissi. Suena a nuevo y a posible, aunque luego nos quedemos a la mitad. Nadie se acuerda de ciertos finales, ni falta que hace.

No es desmemoria: no recuerdo un verano en el que necesitase tanto esa sensación de corte, de borrón y cuenta nueva. Friego los platos, paso la fregona por la cocina de baldosas blancas y negras, cierro los armarios en las tinieblas de la siesta y siento que se acabó el invierno y su miedo al regreso. Se acabó la primavera con esa despedida que me dolió más de lo previsto. Se acabó el calor de Madrid, al que sigo viéndole sus ventajas de noches explosivas y tardes muertas. Se acabó proyectar, porque eso se hace mejor en septiembre.

Me gustó despedirme del año en la terraza de La Casa Encendida escuchando cantar a Nacho Umbert. Ha elegido para su portada una foto de baldosas hidráulicas, que es una de esas cosas viejas que siempre me parecen nuevas, por lo que tienen de juego. Bienvenidos a agosto. Bienvenido será septiembre.

8 comentarios:

Música dijo...

Feliz año nuevo fantástico de mis entretelas

Carol dijo...

Yo también mantengo la medida de los cursos escolares, jeje... Llevo 17 años en Madrid (contados desde el inicio de la universidad); tal cosa me pasó en tercero de carrera; etc.
También recuerdo cuando el verano era verano de verdad, porque estabas de vacaciones ¡3 meses, 3! ¡Que hasta te podías permitir el lujo de aburrirte! La terraza y Umbert: sí, un buen cierre de año :-)

La Semana Fantástica dijo...

Feliz año nuevo en la ciudad eterna, Música...

Qué feliz aburrimiento aquel, Carol, es verdad.

Pi dijo...

Un día como hoy me despedí de tí porque cambiabas de hemisferio. Qué cosa cómo pasa el tiempo, y ni la distancia.

La Semana Fantástica dijo...

¡Es cierto! Me fui el 10 de agosto. Mañana me dará una nostalgia o algo y escribiré, supongo...

ochoacostado dijo...

Hola Emil!
He hecho un blog para la editorial doméstica, donde iré colgando cosillas.
Estás invitadísimo.

http://edicionesochoacostado.blogspot.com/


un abrazo!!

Loco dijo...

¿Y te has comido todas las uvas?

La Semana Fantástica dijo...

Uy, ahora mismo voy a conocer tu ocho, doméstico.

Qué va, Loco, hoy he mirado en la frutería y no hay aún...